Infierno en la torre del datacenter

Al no tener una ventilación adecuada en el datacenter nos estamos exponiendo a riesgos como el daño por sobrecalentamiento de los equipos, hasta incluso la probabilidad de incendio.

El incendio en un datacenter se produce por un pobre trabajo de limpieza sumado a un ineficiente manejo de los flujos de aire, lo que termina en temperaturas muy altas en los gabinetes de los equipos que terminan por quemar el cableado e iniciar llamas.

Incluso aunque tengamos un muy buen sistema de ventilación, siempre existe el riesgo que un fallo en el sistema, una sobrecarga o una simple chispa pueda terminar desatando el infierno en la torre. Es por ello que para minimizar el impacto de un suceso como este se deben instalar medidas de seguridad en el datacenter.

Una de las soluciones a implementar es la instalación son los sistemas extintores de incendios. Entre los más especializados podemos encontrar el ECARO-25, el cual hace uso del agente limpio FE-25 de DuPont. Este agente absorbe energía calorífica a nivel molecular más rápido que el calor se pueda generar, lo cual impide que el fuego se pueda sustentar.

Otra opción en este caso es el uso de sistemas de agente limpio, los cuales descargan gran cantidad de dióxido de carbono al área ahogando las llamas e impidiendo que se propaguen, a la vez que impiden que queden residuos que puedan dañar equipos delicados.

Por su parte, también se puede optar por la alternativa de redes hidráulicas para regaderas automáticas que disparan agua nebulizada en una zona, aunque este método puede tener efectos negativos posteriores en los equipos.

Sea cual sea el método que se utilice debe acompañarse de un sistema de detección de incendio calibrado de manera que no se active con las altas temperaturas que manejará el datacenter, pero que si lo haga ante la primera llama.